CITA TECNOLÓGICA

¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida más fácil, nos aporta tan poca felicidad? La respuesta es ésta: simplemente porque aún no hemos aprendido a usarla con tino.
Albert Einstein

viernes, 4 de junio de 2010

EL ASEDIO

Arturo Pérez Reverte nos acaba de regalar una gran novela. Continuando con el interés que ya ha mostrado en repetidas ocasiones por la época de las guerras napoleónicas ("Un día de cólera", "Cabo Trafalgar", "El húsar",...) ahora nos sumerge en el Cádiz de 1811-1812, una ciudad asediada por los franceses, comercial, superpoblada por refugiados y militares, moderna pero típica a la vez, muestra en miniatura de la España de entonces.

El autor no se ha sometido a ninguna restricción en esta obra. Así, no ha tenido reparos en darle a la novela la extensión necesaria, más de setecientas páginas, para contar lo que quería y como quería. En algunos de los pasajes dedica varias páginas a narrar escenas que duran algunos segundos, describiendo sensaciones, gestos, matices, paisajes,... con gran profusión de detalles pero sin que en ningún momento el relato se haga pesado o tedioso.

Muestra a su vez la maestría que da la experiencia, siendo capaz de desarrollar varias historias que discurren de manera paralela entrelazándose ocasionalmente sin que ninguna de ellas pierda fuerza ni sentido. Multitud de personajes pueblan sus páginas representando los diferentes puntos de vista de la época: el militar francés, los comerciantes, el gaditano humilde, los miembros de las cortes, liberales unos y conservadores otros, el científico, pobre y estudioso, los representantes de las colonias, el afrancesado, los descendientes de nobles venidos a menos... y por encima de todos ellos dos magníficos personajes típicamente "revertianos": el corsario y el comisario de policía. Como siempre, con un pasado lleno de sombras y resignados a su suerte, castigados por la vida pero manteniendo en todo momento un muy particular sentido del honor.

Una gran novela, cruda pero emocionante, extensa pero entretenida, coral, compleja. Una buena excusa para dedicar algún tiempo al siempre recomendable hábito de la lectura.

- "Métanos en Rota, capitán. Después, que el diablo reconozca a los suyos"

2 comentarios:

  1. Tiene buena pinta la novela, mi padre se la está leyendo y le gusta mucho

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho la novela, teniendo en cuenta también que Arturo Pérez Reverte es un gran escritor con obras como: Las aventuras del Capitán Alatriste

    ResponderEliminar